salud que pastillas son relajantes musculares

Dolor muscular Descubre los mejores relajantes musculares para aliviar tu malestar

Los miorrelajantes, también conocidos como relajantes musculares, son una categoría variada de medicamentos que tienen como propósito disminuir la rigidez muscular. Esta rigidez se presenta cuando los músculos se contraen de forma involuntaria, pudiendo clasificarse en dos categorías diferentes: espasmos y espasticidad.

Medicamentos con receta

Los antiespasmódicos son medicamentos que se emplean para tratar los espasmos musculares, entre ellos la tizanidina, que también puede utilizarse para tratar la espasticidad muscular.

Por otro lado, los antiespásticos están indicados específicamente para el tratamiento de la espasticidad muscular y no deben usarse para aliviar los espasmos musculares.

Los llamados SMR con acción central, en combinación con reposo y terapia física, son una herramienta adicional para combatir los espasmos musculares. Se cree que su efecto sedante o la inhibición de señales de dolor al cerebro son los mecanismos por los que funcionan.

Por precaución, el uso de estos relajantes musculares debe limitarse a 2 o 3 veces por semana. Aún no se ha determinado su seguridad a largo plazo.

Relajante muscular natural

Existen múltiples formas naturales de relajar los músculos, con el objetivo de aliviar la tensión y el dolor muscular. Estas técnicas pueden ser de gran ayuda en el tratamiento de diversas afecciones como contracturas, tortícolis, dolor lumbar o entorsis.

Una excelente opción para relajar los músculos de forma natural es mediante el uso de una compresa de romero y lavanda. Para elaborar una compresa relajante, se necesitará 1 gota de aceite esencial de romero y 1 gota de aceite esencial de lavanda.

Para preparar esta compresa, se debe humedecer una toalla con agua tibia y añadir las gotas de aceites esenciales. Luego, se debe aplicar la compresa sobre el músculo afectado para aprovechar sus propiedades relajantes.

Consecuencias adicionales de los relajantes de músculos

Es importante evitar el uso prolongado de relajantes musculares, ya que algunos pueden generar adicción y síndrome de abstinencia.

Cuando se utilizan durante un largo periodo de tiempo, los relajantes musculares pueden llegar a ser perjudiciales para la salud. Es por ello que se recomienda utilizarlos de forma temporal y bajo supervisión médica.

El abuso de este tipo de medicamentos puede provocar dependencia, lo que significa que el cuerpo se acostumbra a su presencia y se vuelve difícil dejar de tomarlos. Además, al interrumpir su consumo de forma abrupta, pueden aparecer síntomas de abstinencia como ansiedad o insomnio.

Si bien los relajantes musculares pueden ser una solución eficaz para aliviar dolores y contracturas, es importante no abusar de ellos y buscar alternativas para tratar las molestias a largo plazo. Además, es fundamental seguir las indicaciones médicas y no exceder la dosis recomendada para evitar posibles efectos secundarios.

Alternativas sin prescripción para aliviar los espasmos musculares

El tratamiento de venta libre es la primera opción recomendada para tratar los espasmos musculares causados por dolencias como el dolor agudo de espalda baja o el dolor de cabeza por tensión. Esto implica que, antes de considerar medicamentos con receta, se deben probar los tratamientos de venta libre.

Las opciones de tratamiento de venta libre incluyen medicamentos AINE, acetaminofeno o una combinación de ambos. Para ayudarte a elegir el tratamiento de venta libre adecuado, puedes consultar a tu médico o farmacéutico.

Los medicamentos AINE actúan al prevenir la producción de ciertas sustancias en el cuerpo que causan inflamación y dolor. Estos medicamentos se encuentran disponibles tanto en su presentación genérica como de marca, y son vendidos sin necesidad de receta médica. Sin embargo, existen versiones más potentes que sólo se pueden adquirir bajo prescripción médica.

Cuándo tomar relajantes musculares

Si estás experimentando agotamiento, tensión muscular o dolor debido a contracturas, como en casos de tortícolis o lumbalgias, los medicamentos de efecto relajante muscular pueden ser una opción. Sin embargo, es importante utilizarlos como último recurso y por un corto período de tiempo, siempre bajo supervisión médica.

Además, es crucial complementar el uso de estos medicamentos con ejercicio físico regular para prevenir la aparición de contracturas musculares. Asimismo, incorporar estiramientos diarios en la rutina puede ayudar a relajar y alargar los músculos del cuerpo, especialmente en personas que pasan mucho tiempo sentadas.

Modo adecuado de empleo para este tratamiento

El metocarbamol se presenta en formato de comprimidos para su administración por vía oral. Al inicio del tratamiento, se debe tomar 4 veces al día y posteriormente puede variar entre 3 y 6 veces al día. Es fundamental seguir detalladamente las instrucciones en la etiqueta del medicamento y consultar con el médico o el farmacéutico cualquier duda que surja. Es esencial utilizar el medicamento conforme a las indicaciones, evitando tanto exceder la dosis recomendada como tomarla con mayor frecuencia de lo prescrito por el médico.

Información adicional relevante que es importante tener en cuenta

¡No permitas que otros decidan por ti cuando se trata de tus medicamentos! En caso de dudas sobre cómo volver a obtener la prescripción de tus medicamentos, consulta siempre con tu farmacéutico de confianza.Mantener una lista actualizada de tus medicamentos es fundamental para tu salud. No sólo debes incluir los que te hayan sido recetados, sino también aquellos que hayas comprado sin prescripción, como vitaminas o suplementos dietéticos. Llevar esta lista contigo en cada visita al médico o en caso de hospitalización es crucial. Además, en situaciones de urgencia, esta información puede ser de gran ayuda.

El funcionamiento de los relajantes musculares explicado de manera sencilla

Un estudio publicado en Farmacia Profesional indica que los relajantes musculares son un grupo de sustancias químicas que actúan sobre los centros nerviosos. Estos compuestos tienen diferentes estructuras y generalmente no están relacionados entre sí. Esto puede dificultar su clasificación, aunque la categoría más aceptada es la siguiente:

Bloqueantes neuromusculares es otro término utilizado para referirse a estos medicamentos. Como su nombre lo indica, interrumpen la comunicación entre las neuronas y los músculos. De esta manera, evitan la contracción muscular. Se utilizan principalmente junto con anestésicos durante intervenciones quirúrgicas, aunque también incluyen fármacos como el dantroleno, que técnicamente es un antiespástico.

Es importante recordar que estos medicamentos no son intercambiables, lo que significa que no se pueden sustituir unos por otros. Por lo tanto, los antiespásticos no deben ser utilizados para tratar espasmos. Aunque cabe mencionar que algunos medicamentos antiespasmódicos, como la tizanidina, también pueden ser recomendados para tratar la espasticidad.

Otras opciones terapéuticas prescritas para el tratamiento de los espasmos musculares

Otras opciones terapéuticas para tratar espasmos o espasticidad pueden ser prescritas por los profesionales de la salud, además de las mencionadas anteriormente. Estos medicamentos tienen diversas indicaciones y efectos sistémicos, pero su leve acción relajante muscular los hace una alternativa viable.

Según una investigación publicada en la revista Sanidad Militar, las benzodiacepinas no solo actúan como relajantes musculares, sino que también son utilizadas como ansiolíticos, hipnóticos y anticonvulsivantes. Son efectivas en el manejo de espasmos musculares y en la disfunción temporomandibular.

Además del diazepam, existen otras benzodiacepinas que pueden ayudar a reducir la tensión muscular debido a su efecto sedante. Entre ellas se encuentran el clonazepam y el alprazolam.

Uso de medicamentos fuera de su indicación aprobada para tratar la espasticidad

En ocasiones, los médicos pueden recetar ciertos medicamentos para tratar la espasticidad, aunque no estén aprobados para este propósito por la Dirección de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA). A este tipo de medicamentos se les conoce como "off-label" o fuera de su uso indicado.

Beneficios de las benzodiazepinas para relajar los músculos

Entre estos medicamentos se encuentran las benzodiazepinas, que tienen propiedades sedantes que pueden ayudar a relajar los músculos. Actúan incrementando los efectos de ciertos neurotransmisores, sustancias químicas que transmiten mensajes entre las células cerebrales.

Es importante tener en cuenta que las benzodiazepinas pueden ocasionar efectos secundarios como somnolencia, dificultades en el equilibrio y la memoria. Además, pueden generar dependencia en algunos casos.

Artículos relacionados